A veces en la vida nos pasan cosas que nos pillan por sorpresa, pero lo importante en sí no es la sorpresa, sino cómo reaccionamos ante ella.

Pues como os decía en el post anterior ¡¡¡Madre mía!!!, hubo una respuesta a ese apretar el botón, pero si estáis pensando que me dijeron: “Te vamos a publicar”, no fue así, jejeje… ¡Qué más quisiera yo!

Me dejo de misterios y os lo cuento.

Resulta que mi hermana Lucía (mi manager ;)) se contactó con la editorial que me interesaba por aquello de que publican novelas similares a la que tengo entre manos. En un principio le dijeron que sólo necesitaba mandar el manuscrito y mis datos de contacto a tal e-mail, y yo, feliz de la vida lo mandé tal cual, sin carta formal de presentación, ni sinopsis. Como muchos de vosotros a estas alturas estaréis pensando (y más de alguno llamándome ingenua, jeje), como era de esperarse me contestaron agradeciéndome por considerarles, y solicitándome una sinopsis completa, a lo que respondí para mis adentros con un: ¡ATIZA!

¡¡¡¿¿¿Que no tenías preparada una sinopsis???!!! No, no y no… ¿para qué os voy a engañar? En mi defensa diré que como todo fue producto de un ya mencionado arrebato, me aferré a la información que me habían proporcionado, y me tiré de cabeza al agua fría, y nada clara.

Lo que vino después, es decir mi reacción a la “sorpresa”, fue un bloqueo monumental, pero de aquellos que se tienen sólo una vez en la vida. Mi cerebro se convirtió, de repente, en un bloque de cemento duro y, eso sí, pintado del blanco más impoluto que os podáis imaginar. Me sentaba frente al ordenador y era incapaz de escribir hasta el título de la novela. Así me pasé horas. Después arranqué y me dio por borrar absolutamente todo lo que escribía.

A modo de desahogo twitteé (¿se dice así?): *corrección: tuiteé

IMG_4754

Fabio, me imagino que muchos le conoceréis (tiene un blog estupendo que os animo a visitar), me contestó con un muy sabio: “¿Falta de distancia objetiva respecto de la propia obra…? ;)” Y sí, eso era exactamente lo que me estaba pasando. Después de cinco años sumergida en la infinidad de detalles que se encierran en una obra literaria, me era imposible ser objetiva y sintetizar las más de 80,000 palabras que componen la mía.

No mucho más tarde, busqué consejo comunicándome con mi amigo Alvin, también escritor (os lo presenté en el post Hello World, my name is Alvin.). Me recordó que no hacía mucho, cuando él mismo se encontraba haciendo la sinopsis de su novela, me había mandado unos pasos para la elaboración de la misma. Lo busqué, lo imprimí, me lo estudié, y poco a poco fui capaz de construir la mía. No creo que haya quedado perfecta, pero quería mandarla a la mayor brevedad e hice lo mejor que pude. Ahora la releo y sé que podría haber mejorado el final entre otras cosas, pero bueno…

Para terminar por ahora con las noticias de mi viaje como escritora, y como a mí me ayudó, os comparto el maravilloso e-mail que en su momento me mandó mi compi, titulado: “La sabiduría es gratis cuando fluye del ignorante: Alvin construye una sinopsis”:

¡Hola!
Te resumí lo aprendido en mi proyecto sinopsocial. Fueron semanas de tortura leyendo 20 cuentos, consejos, formatos y otros estreses y 4 horas de trabajo en el teclado.
Todavía no sabemos si va a funcionar pero al menos algo hemos crecido ¿no? Quizás haga un blog de ello.
Espero le sea útil ante la industria española. Gracias por echarme un vistazo y como siempre: enviar el viento sureño hacia mis velas. Ahora solo falta mirar hacia los lados y saltar del bote al agua 😬😶🙃🤔
Un fuerte abrazo.

-Alvin

Propósito:
1. Confirmar al agente que tienes historia bien estructurada.
2. Enseñar los eventos más importantes.
3. Interesarle a leer el manuscrito.
• Formato:
– Tono profesional, seco y poco elaborado, pero que mantenga la voz de la obra. 
– Punto de vista en tercera persona presente.
– CAPITALIZAR primera mención de  nombres de personajes.
-Diferentes opiniones:
1. Forma larga: 35 palabras por página de manuscrito, no más de 8 páginas total, doble espacio – me imagino que esto sigue la imprenta de alta circulación: ¿250 palabras por página en el manuscrito?
2. Forma corta: 2 páginas total, doble espacio o 1 página espacio sencillo (¡terror!). 
3. Consejo: Preparar los dos formatos.
• Contenido: los tres actos de la historia:
– Protagonista antes del llamado y el llamado.
– Aceptación del llamado y la embarcación/camino.
– Resolución del conflicto, incluyendo el desenlace. Siempre se revela el desenlace.
• Técnicas:
– Resumir cada capítulo en 2 o 3 oraciones.
– Pegarlas y añadir continuidad.
– Revisar que el plot se demuestra completo.
– Revisar que el crecimiento del protagonista está presente.
– Hacer brillar el primer y último párrafo. 
– Revisar lenguaje ambiguo o confuso o removerlo. No tengas miedo de repetir los nombres para mantener la claridad.
– Incluir ejemplos de diálogo que demuestren tus fuertes o enseñen plot/crecimiento.
– Me gustó este consejo : Piensa en la sinopsis como contarle una película a un buen amigo de una manera emocionante. Recuerda tener velocidad, igual que en la novela, y oraciones cortas para elevar la energía en el desenlace.
• No hacer:
– Dejar preguntas sin contestar.
– Incluir mucha descripción, exposición o world-building sin mover el plot.
– Incluir subplots no muy importantes por más que nos gusten.
– Variar el sujeto mucho.
– Mencionar más de 6 personajes.
¡Espero que os sirva!
Un abrazo a todos.
P.D Sé que a algunos os mencioné que iba a publicar otro fragmento de mi obra en este post, pero no encajaba :/. Prometo hacerlo en el siguiente. 

8 comentarios en “¡¡¡Madre mía!!! (2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s