Aquí en Estados Unidos, en noviembre es el mes del escritor, y para celebrarlo, las bibliotecas públicas del estado de Utah, han diseñado un programa bautizado como: NaNoWriMo. ¿En qué consiste? En reunir a escritores noveles en un mismo lugar, para presentarles a autores best sellers, impartirles charlas, y motivarles así a escribir 55,000 palabras en treinta días. Emocionante, ¿no? ¿Quién no se apuntaría a participar en algo así? Pues bien, en este segundo “Siempre hay una primera vez”, os voy a compartir mi inolvidable experiencia en el primer encuentro llevado a cabo este miércoles. (Me froto las manos y me pongo a ello).

Con citas rondándome en la cabeza como la de Stephen King “The scariest moment is always just before you start” (El momento justo antes de empezar es el que más miedo da), llegué a la biblioteca local con los nervios a flor de piel. No sabía muy bien con quien me iba a encontrar, ni si el ambiente iba a ser uno en el que pudiera sentirme cómoda, pero la curiosidad y las ganas de aprender más acerca de esto que me vuelve loca, hizo que introdujera mi cuerpo cuasi petrificado en la sala de reuniones. Para mi sorpresa, el grupo era bastante reducido, sólo habían cinco personas allí y he de decir que me recibieron de muy buena gana. Hicimos un círculo bastante acogedor y empezamos a charlas acerca del programa mientras esperábamos a que llegara…

IMG_4568

Bonnie Tyron.

Para los que no la conozcáis (yo no lo hacía), Bonnie es una escritora best seller de novela juvenil. Entre sus obras podemos encontrar las siguientes (y si queréis saber más acerca de ella no tenéis más que hacer clic sobre su nombre):

 

De las dos horas que compartimos con ella, os puedo decir que me pareció una persona sencilla, abierta, y algo nerviosa.  Esto último lo digo porque ella misma asegura que le cuesta mucho sentarse a escribir y pasarse horas haciéndolo. Simplemente no puede enfocarse con facilidad y por ello se divide el trabajo durante el día. Se considera así misma una artista, porque afirma que lo que los escritores hacen, es eso: arte.

Su primera novela la publicó a los 50 años, y asegura que ha sido un camino difícil, con altibajos, pero que gracias al apoyo de una buena agente, y a sus insaciables ganas de escribir, ha seguido adelante. En el 2018 publicará “A Pup Called Trouble”, y esto es algo que anuncia con un brillo especial en sus ojos.

PCTCover-198x300-1

Escuchar cómo funciona su proceso creativo y sus consejos, ha sido algo que atesoraré siempre, y como no quiero quedármelo para mí sola, hoy os lo comparto para que disfrutéis también de ello con la esperanza de que os sea de tanta ayuda e inspiración como a mí.

Bobbie asegura que antes de sentarse a escribir, primero tiene que tener la historia bien formada en su cabeza (por lo menos saber el principio, el medio y el final con certeza, aunque eso no evita que a lo largo del camino hayan sorpresas). Siente también que está lista cuando se imagina que está siendo entrevistada en un programa televisivo, y le hacen un sinnúmero de preguntas acerca de su obra. Necesita saber cuáles son los deseos más hondos de su personaje principal, cuál es el propósito de los secundarios, dónde, cómo y porqué se dan los acontecimientos, y resuelve diferentes escenarios respondiéndose así misma un montón de “¿qué pasaría si…?”

Dice tener cuadernos en todos lados. En su coche, en su abrigo, en el bolso… las ideas vienen cuando menos lo esperas, y hay que estar preparados (en esta parte no pude evitar sonreir al recordar mi antiguo post ¿En peligro de extinción?)

También asegura que el movimiento físico le ayuda enormemente a desarrollar esas ideas, a crear, así que siempre realiza actividades físicas en el exterior. Por otro lado, afirma que la ducha resulta ser un lugar mágico para que de repente los bloqueos mentales se resuelvan. Dice que un grupo de escritores amigos suyos y ella denominan a este fenómeno como: The Magic Water Box (La caja mágica de agua).

Si le preguntas que de dónde saca sus ideas, simplemente te contesta que de aquello por lo que siente curiosidad. Si algo te intriga, te acercas a ello, investigas e imaginas, abriendo así un universo de posibilidades ante ti. Para crear hay que ser curioso. Y con ojos entrecerrados y una convicción plena, nos suelta la siguiente afirmación: “Pero hay que tener muy en cuenta que lo que mata al proceso creativo es pensar, simple y llanamente”. Aquí abrí los ojos más de lo normal y me acordé al instante de otro de mis antiguos post: ¿Mística y escritura? (y me digo irónicamente: “y yo que pensé que había descubierto el perejil de todas las salsas”, jejeje).

Los consejos de Bobbie continúan, y para no hacéroslo pesado, los expongo a continuación a modo de listado, así que vamos allá:

  1. Cuando empieces a escribir no pares. El primer borrador ha de irse de corrido. No pares a editar o a revisar en ningún momento. Si acaso lee el último párrafo para retomar el hilo de la historia, pero nada más. De lo contrario te arriesgas a no terminar jamás.
  2. Os recomiendo que leáis el libro de Anne Lamott “Bird by Bird”. En su momento fue muy valioso para mí, y no dudo que lo vaya a ser para vosotros. Habla acerca de todo lo que nos sucede durante el desarrollo del primer borrador, así que es una herramienta útil.
  3. Si te aburres a mitad de camino, cambia de ambiente. Ve a la biblioteca, a una cafetería, al parque o a lo alto de una montaña.
  4. Durante la composición del primer borrador, deja de escribir en una parte emocionante. No la termines. Así cuando retomes la escritura lo harás con hambre. Como dice un amigo mío: “Leave yourself hungry” (Déjate hambriento). Esto es clave para avanzar.
  5. Cuando llegues a la fase de revisión, te recomiendo un ejercicio: Ve capítulo por capítulo, y saca los tres grandes bloques que hay en cada uno. ¿Qué tres elementos importantes estás aportando para la historia en cada capítulo? Si no los ves, algo has hecho mal. Has escrito por escribir. Realizar este ejercicio te ayudará además a ir visualizando el desarrollo del arco/evolución no sólo de la historia, sino que de los personajes. Esto es algo que me recomendó mi agente y que he encontrado valiosísimo.
  6. Siempre que me preguntes que cuál es mi obra favorita, te contestaré que la que estoy escribiendo ahora. ¿Por qué? Muy sencillo, porque tienes que estar enamorado de lo que estás creando, de lo contrario no será un buen trabajo, no le estarás dando todo y, por lo tanto, te tendrás que preguntar si vale o no la pena.
  7. El mundo de las publicaciones es uno crudo y difícil. A no ser que seas por ejemplo Suzanne Collins (The Hunger Games), que hayas publicado un libro, no quiere decir que vayas a poder publicar otro. Hay que estar preparado mentalmente para ello, ser fuertes y, escucharme bien, disfrutar este momento todo lo que podáis, nunca vais a ser tan libres escribiendo como lo sois ahora.

Y así es como, tras recibir un buen chute de inspiración para seguir con las manos en la masa, y un caluroso adiós, nos despedimos de Bonnie.

Ahora, me queda trabajar para cumplir con el reto de escribir durante este mes, las 55,000 palabras que serán (sueño con ello) las primeras de mi nueva novela, y prometo contaros con plena sinceridad si lo consigo o no, porque una cosa sé, fácil no va a ser.

Espero que os haya motivado de alguna manera a seguir adelante, a luchar y a no parar de soñar.

Un abrazo a todos y hasta la próxima.

 

 

 

12 comentarios en “Siempre hay una primera vez 2.

  1. Me gustan mucho leer los consejos de los escritores, aunque no necesariamente los siga (de hecho, casi nunca lo hago). De todos modos, acceder a la cocina de quienes sí han publicado es algo por demás interesante. De los consejos que Bobbie nos da, el primero es el mismo que Stephen King nos brinda en su “Mientras escribo”; el consejo número cinco es uno de esos que no me gusta para nada. Creo que con ello se escriben novelas iguales, todas cortadas por la misma tijera (como las películas de Hollywood, por ejemplo). Pero, insisto, todo suma y todo sirve.
    ¡Adelante entonces con esas 55.000 palabras!

    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

    1. ¡Gracias Borgeano! Estoy de acuerdo contigo. Los consejos son siempre buenos viniendo de alguien que ha conseguido publicar por la tan difícil vía tradicional, y como todo en la vida, se cogen los que se afilien a nuestra manera más interna de crear. Yo no puedo decir que los siga todos al pie de la letra, pero analizo, estudio mi flaqueza y aplico aquello que sé me va a ayudar a trabajar más efectivamente. Somos todos diferentes, eso es un hecho… Y aquí me encuentro ahora mismo, escribiendo como una loca para alcanzar esas 55,000. Gracias por los ánimos y, como siempre, por pasarte. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. ¡Qué lindo! Cuando dices “cuando empieces a escribir no pares”, es tal cual. Yo he escrito tirones enteros de mi libro ya publicado y también del borrador de su secuela. Esos tirones creativos me dejaron totalmente exhausto, pero fueron tan reales como… ¿puedo ser gráfico para describirlos? Como vivir una pasión amorosa o como meter un gol en una final de campeonato.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s